EL DIAMANTE, LA REINA DE LAS GEMAS PARA ESTE MES DE ABRIL

El recién estrenado mes de abril tiene su representación gemológica en la que es considerada la reina de las gemas, que no puede ser otra que el diamante.
El diamante, etimológicamente del griego Adamas, es decir incorruptible, es una piedra preciosa excepcional, muy duradera al ser una gema muy dura. En la cúspide de la escala de Moh, medidora de la resistencia,  cuenta con excelentes cualidades que le otorgan un brillo y una belleza sin competencia. Esta gema es carbono puro carbonizado en escenarios extremos de altas temperaturas y presiones, cerca de 2000 grados y 70000 kg/metro2, situación que solo se produce en el interior de la tierra cerca del núcleo.
El diamante es una gema de difícil extracción, tanto por la minería como en la explotación fluvial. Requiere de un trabajo casi faraónico poderse hacer con tan deseada gema. Pero además, el diamante recién extraído de las minas, denominado diamante en bruto, requiere de un arduo trabajo de tallado, donde intervienen numerosos profesionales, para obtener un precioso diamante gema. Una vez tallados, para formar parte del diseño de una joya basa su valor en las 4 cs (color, cut, carat, clarity). Cualidades de la gema que fijó el mercado diamantero internacional en los años 60, en virtud de la idea clasificatoria de la GIA (Gemological Institute of America).
De esta forma, los diamantes marcan su valor en la combinación de estas cuatro calidades. El color, en el caso del diamante su ausencia es el factor que más se valora. Es decir, se busca un diamante incoloro y traslúcido, ya que cualquier tendencia hacia el amarillo disminuirá su valor. Existe una excepción que son los diamantes naturales denominación Fancy Color o colores fantasía. Esto significa que son diamantes excepcionales que de forma natural disfrutan de una amplia gama de colores rojos, azules, verdes, rosas, marrones, etc. Y cuyo valor no solo no se ve disminuido, sino que es mucho más elevado que el del resto de los diamantes. Los diamantes se rigen por una clasificación que va desde los más blancos, denominados River (letras D, E y F), y los amarillos, denominados Cape, muchos más baratos.
En lo referente a la pureza ocurre algo similar al color. Aquí se premia la ausencia de imperfecciones internas, es decir, que internamente el diamante aparezca lo más puro posible. También se mide en una escala que va desde los más puros, llamados LC, IF o FL, hasta los piques, donde las imperfecciones, denominadas inclusiones, son muy evidentes y afectan tanto al brillo como al precio del diamante.
En cuanto al peso, denominado Carat, como unidad de peso en los diamantes, marca el valor del diamante, siendo el tamaño transcendente con respecto al precio final. El quilate, que se corresponde a un quinto de gramo, marca el tamaño del diamante. A partir de los diamantes de medio quilate se consideran ya como gemas de inversión junto a su consideración de gema para joyería.
Por último, la talla. En este caso no se refiere a la forma externa del diamante, sino más bien a la cualificación del trabajo de tallaje y pulido de la piedra preciosa. Aquí se mide la proporción de cada una de las facetas o caras del diamante, el grado o porcentaje de ángulo con las que sitúan en la gema, su acabado o simetría y las medidas de cada faceta, buscando acercarse lo más posible a un ideal de proporciones y medidas. El objetivo de esta perfección en el tallaje del diamante hace que este nos ofrezca su máximo brillo y le aporte belleza a la joya donde va a estar engastada o unida.
Nuestros diamantes son todos naturales y son obtenidos de fuentes originales y legales, cumpliendo las denominadas DTC rules o reglas de los diamantes de origen legal, apartándose de diamantes de sangre extraídos por medio de mano de obra infantil o esclavizada o que financie guerras en los países subdesarrollados originarios de los puntos de explotación. Esto hace que adquirir nuestros diamantes no solo sea una experiencia satisfactoria al obtener precios muy baratos, sino que nos garantiza la legal procedencia de nuestras gemas.
Nuestros diamantes siempre cuentan con una certificación gratuita donde quedan fijadas estas cuatro características, dándonos una información clara de la forma externa de la piedra preciosa y de su carácter natural. Las gemas han sido elegidas de entre los de mejor calidad por parte de nuestros expertos diamanteros, y obtenidas directamente de los sightholders o empresas autorizadas por la DTC para adquirir los lotes de diamantes en bruto. En definitiva, todas nuestras joyas cuentan con los más bellos diamantes de alta calidad que te ofrecemos a los precios más bajos del mercado.
Además, los diamantes han sido considerados desde la antigüedad como gemas de poder, ya que representan el alto reconocimiento social y la elevada posición de las personas que lo luzca. Se les reconoce cualidades sanadoras y favorecedoras de la autoestima y equilibrio, lo que hacía que en la antigüedad los hombres de poder, como sultanes o visires, lo lucieran en sus turbantes, como el conocido Kon I Norh o montaña de luz.
En definitiva, este mes de abril es el mes del diamante, así que, qué mejor momento para adquirir o regalar una joya de nuestras tiendas con los más bellos diamantes, joyas de alta calidad a un precio muy barato.
Desde Navas Joyeros te mostramos alguna de nuestras joyas de diamantes para que te dejes seducir por esta preciosa e incomparable gema.

Solitario CUSHION

Pieza de alta joyería con gran presencia. Elaborado en oro blanco de Primera Ley y con talla cojín en el  diamante central.

Solitario REPLICA ESPECIAL

Inspirado en los anillos de pedida clásicos, elegante, atemporal y con diseño. Fabricado en oro de 18 quilates y con talla brillante en el diamante central.

Solitario de diamantes REPLICA ESPECIAL

Pendiente de diamantes CAROL

Pieza de joyería realizda en oro blanco de Primera Ley. Diseño en doble lágrima con diamantes en talla brillante.

Pendientes de diamantes CAROL

Deja un comentario

*
*