Los diferentes laboratorios en la certificación del diamante

Si estabais pensando en adquirir un diamante de calidad, ya sea en una joya para un evento especial o como forma de inversión, atentos a esta publicación ya que detallaremos qué debéis atender a la hora de haceros con una gema de este tipo, así como los certificados que deben acompañarla.

Antes de decidirse por algún tipo de diamante recomendamos atender a una serie de características que pueden ayudarnos a decantarnos por uno y otro, las cuales atienden a calidades del color, de su pureza, su talla y tamaño o peso. La combinación del valor de estas características clasificará al diamante en diferentes grupos o clases.

Solo los gemólogos diamanteros más expertos pueden determinar la clase a la que pertenece una gema determinada, basándose en las llamadas cuatro Cs, que como hemos nombrado anteriormente comprenden; Carat, Color, Cut, y Clarity.

La firma de Navas Joyeros, con su equipo propio de gemólogos diamanteros expertos, recomienda la certificación de los diamantes cuando estos parten de un cierto tamaño y cuya clasificación y estudio tenga sentido, pues en otro tipo de diamantes bastaría con el certificado gratuito que entrega nuestra firma de joyería online en todas las piezas de su amplia oferta.

¿Y cuál es este tamaño? Se pueden llegar a preguntar, pues bien, conseguir dicho certificado es recomendable cuando el diamante tiene un tamaño de medio quilate o más. En este caso, Navas Joyeros aconseja un estudio gemológico de la piedra adecuado, pues esto le proporcionará una seguridad y un valor añadido al diamante, que con el pasar de los años agradecerá.

Cuando la gema es igual o mayor a este quilataje, los laboratorios independientes gemológicos encargados y especializados en la evaluación de los diamantes son muchos. De hecho, Navas Joyeros propone cuatro en particular, que coinciden con los más reconocidos a nivel internacional que además tienen una gran presencia en las bolsas y merados diamanteros: GIA, HRD, IGI y EGL.

Aunque cualquiera de ellos son de lo más válidos en cuanto a conseguir un certificado especial que abale la calidad de nuestro diamante, ya que además de colaborar con nuestra firma de joyería online también son instituciones con una importante relevancia en el mundo de los diamantes, como todo, cada uno se caracteriza por una serie de ventajas y de criterios a la hora de evaluar estas piedras preciosas.

 

 

Comenzaremos con GIA, Gemological Institute of America. Con sede en Estados Unidos, se singulariza principalmente por las exigencias de los gemólogos que lo forman en cuanto a los criterios de evaluación, sobre todo en lo referente al color.

El método que suelen seguir es el de grabar a láser en el filetín del diamante el número de certificado, y así crear un vínculo entre este y la gema, sin importar si la piedra se va a engastar más tarde en una joya. El número de su certificación quedará ya para siempre plasmado en el diamante, de tal forma que en un futuro pueda reconocerse el certificado del mismo.

El prestigio de este laboratorio independiente goza de tal prestigio y nombre hasta el punto de servir de base para fijar los precios en las transacciones de otros diamantes tallados.

IGI, Institute Gemological International. Este otro instituto se caracteriza por ser uno de los más utilizados a la hora de buscar un certificado para nuestro diamante, debido a un precio más asequible comparado con los demás, pero sin minimizar las exigencias en cuanto a los criterios en la evaluación del diamante.

Cuando la estimación de la piedra se ha llevado a cabo, el método que llevan a cabo para proporcionarle un certificado consiste en quedar al diamante encapsulado en un blíster, lo que proporciona una seguridad extra, pues es imposible que este pueda ser alterado, falsificado o manipulado de ninguna forma.
Los certificados que proporciona IGI tienen, como no pude ser de otra forma, un reconocimiento en el mundo de los diamantes, tal y como pasaba con GIA, y por esta razón, es muy habitual verlo en las transacciones de las bolsas diamanteras.

El siguiente es el HRD, de lo más severo en los criterios clasificatorios de estas piedras, sobre todo en las propiedades pertinentes a la pureza y al grado de la talla de los diamantes. Su certificación es igual que la que sigue IGI; pues se lleva a cabo a través del emblistado de la gema, aunque poco a poco está incorporando a su método sistemas de grabado con láser en el filetón del diamante, como también pasa con GIA.

EGL, realizado por el European Gemological Laboratory. Este laboratorio ha seguido una evolución desde hace unos años, pues se consideraba entre los cuatro como el más benévolo a la hora de determinar la calidad o el valor de los diamantes, siguiendo a día de hoy unos criterios de lo más exigentes en la clasificación de estas piedras.

Se ha convertido por tanto, en otro de los mejores institutos gemológicos en la evaluación de los diamantes, cuya agilidad en su trabajo a la hora de dicho examen es otro de los puntos positivos a seguir.

Como podéis observar después de haber visto los puntos fuertes de estos cuatro laboratorios independientes, cualquiera de los cuatro es apto en la certificación de nuestro diamante; pues nos atribuyen unas garantías plenas en lo referente a las cualidades de estas piedras preciosas, así como una perfecta información de sus medidas, proporciones, tipos de inclusiones, de filetín o fluorescencia etc.

Siguiendo nuestros parámetros de garantías y seguridad en la adquisición de cualquiera de nuestras piezas, Navas Joyeros, ofrece la certificación gratuita en los diamantes que tengan un tamaño de 0.7 quilates o más.
De esta forma, no solo gozará de una joya espectacular en cuanto a la belleza y brillo que proporciona el diamante, también de una seguridad que valorará sin duda alguna con el pasar de los años.

Esta certificación, no solo nos regala una vital información del diamante, también un valor añadido de cara a considerar la adquisición de un diamante como inversión a largo plazo, ya que, podemos considerar una futura venta del mismo a un precio justo.