tuercas pendientes

El cierre de mis pendientes

¿Cómo elegir el cierre de mis pendientes?

Los pendientes de diamantes son un complemento ideal para cualquier mujer, ya que son una joya perfectamente combinable con infinidad de looks, por lo que son una pieza de joyería pensada para lucir a diario.

Normalmente, tenemos claro el diseño de pendientes que más nos gusta, o cual es el que va  con nuestro rostro, los materiales que nos gustaría que lo formen… el problema viene a la hora de elegir el tipo de cierre más adecuado.

El cierre de los pendientes de diamantes ha de cumplir una serie de requisitos, buscando mejorar, mantener o al menos, no estropear la estética de nuestro pendiente.

Desde la firma Navas Joyeros queremos ayudaros, y para ello vamos a enumerarlos de forma sencilla para, que de esta forma adquirir unos pendientes de diamantes se convierta en una experiencia plenamente satisfactoria e ilusionante.

En primer lugar, los cierres han de ser discretos, es decir, los cierres han de servir para situar y sujetar el pendiente de forma perfecta con respecto al rostro, no sobresalir, o tener un tamaño mayor del necesario para su función. Si esto ocurre, entonces debemos pensar en cambiar a otro tipo de cierre más adecuado al modelo de pendientes seleccionado.

Otro punto a tener en cuenta es que los cierres han de adecuarse al diseño de los pendientes seleccionados, es decir, cada modelo de pendiente pide de forma natural, cual es su sistema perfecto, por ejemplo en las dormilonas, donde el motivo no suele ser muy grande y es único, el sistema de cierre ideal es el de presión.pendientes asinua

Además, los cierres han de adecuarse, si es posible al estado y morfología de nuestra oreja. Lo ideal aquí es que coincida el sistema de cierre ideal según modelo, con nuestras necesidades como persona.

Por último, los cierres han de ayudar a situar el pendiente en el sitio justo para que queden perfectos con respecto a nuestro rostro.

Una vez  que se cumplan estos criterios de cierre, os vamos a dar unos sencillos consejos para finalizar la elección de nuestros pendientes, según la situación o morfología de nuestro rostro y lóbulo.

Hay que recordar que con un lóbulo pequeño, tendremos más firmeza, al estar menos desprendido del rostro, podremos llevar tanto pendientes de diamantes largos como semi largos, con un motivo de sujeción si es relativamente discreto ya que no debe sobresalir del lóbulo. Pero los pendientes cortos o dormilonas por el mismo motivo tendrán que ser muy sencillos y proporcionalmente discretos en tamaño.pendientes largos

Si tenemos un lóbulo mas grueso y separado, las dormilonas serán nuestros pendientes, si además el motivo de estas es más importante, mejor ya que cubrirá nuestro lóbulo, siempre sin sobresalir, dándole proporcionalidad y no quedando ridículo como ocurriría con un pendiente reducido en su motivo de sujeción.

Por último con los pendientes largos, hay que recordar que pueden tener mucho peso, sobre todo si tienen mucho volumen y corremos el peligro que rajen la oreja, si abusamos de su uso y nuestro lóbulo está separado del rostro. Lo recomendable en este caso es partir de un pendiente de tipo dormilona, y para las ocasiones puntuales que deseemos le incorporemos un “postizo” es decir un motivo con diamantes, que transforme el pendiente de corto a largo, usando en estos casos tanto el cierre de presión como el de omega, que ayuda a repartir de forma más amplia el peso del pendiente

Esperamos desde la firma Navas Joyeros que estos consejos prácticos puedan arrojar un poco de luz sobre las dudas lógicas a la hora de adquirir unos pendientes de diamantes.

En nuestra tienda online encontraras al mejor precio, una amplia colección de pendientes de diamantes, con un variado diseño, pensado para todo tipo de clientas, y además contaras con el asesoramiento gratuito de todo un equipo de profesionales, pudiendo además cómodamente probarte los modelos de pendientes que desees, antes de adquirirlos, tan solo solicitando cita previa a través de la tienda online: www.navasjoyeros.com

Te esperamos!