¿Cuántos tipos de diamantes existen?

En griego, diamante significa incorruptible, que a su vez significa que no se puede corromper.  Su significado ya denota su importancia y poder. Es la gema por excelencia dentro de la gemología y de la alta joyería. El mundo de la joyería no se puede entender sin la presencia del diamante. Las firmas más importantes del mundo como Cartier, Bulgary, o Tiffany no existirían sin los diamantes.

Marilyn Monroe decía que los diamantes eran los mejores amigos de una mujer y Audrey soñaba con desayunar en Tiffanys. Sin duda, las dos eran iconos de la belleza y la elegancia en la historia del cine.

Los diamantes siempre ha sido el símbolo de poder y riqueza, y ha sido la antigua Debeers, hoy en día DTC, la encargada de vigilar el mercado del diamante, para que su extracción y tallado cumplan todos los requisitos de legalidad y comercio.

Por otra parte, los diamantes han acompañado al hombre durante toda la historia. En la Edad Media eran de uso exclusivo de los Marajas, que utilizaban al diamante para sus turbantes y tocados.

Los diamantes, una vez tallados, tienen un sistema para diferenciarse y clasificarse. Este sistema se fijó hace ya medio siglo, en el Laboratorio Gemológico Internacional americano, GIA.

Se dividen en 4 caracteristicas principales, las 4 Cs: color, cut, carat and clarity o color, pureza, peso y talla

diamante-041

Esta clasificación la realizan expertos en diamantes, que con sus conocimientos y estudio del diamante logran clasificarlo.

1. Color

En el color, lo que se premia en el diamante es precisamente la ausencia de este, y en concreto la ausencia del tono amarillo. Se mide en una escala denominada escala de color de los Cape.

Para conocer su color, el diamante debe ser observado fuera de la joya, limpio y bajo una luz fría y neutra denominada luz Norte. Pero además, enfrentado a otros diamantes ya clasificados y de los que conocemos su grado de color. Así, existe una comparación entre estos y el diamante que deseamos clasificar.

En cuanto al color, podemos encontrar unos diamantes especiales que escapan de la clasificación de los Cape, son los denominados Fancy Color o colores fantasía. Son diamantes que tienen una amplia variedad cromática que van desde los azules a los verdes y desde los rojos a los negros.

Estos diamantes Fancy Color, en determinados tonos, si son naturales pueden ser increíblemente caros.

2. Pureza

En cuanto al criterio de pureza, podemos tener desde los más puros diamantes, en los que en su interior podemos encontrar una gran multitud de defectos o inclusiones, como carbono no cristalizado, otros minerales o grietas y nubes. Estos componentes hacen que el diamante no brille con tanta intensidad al no poder reflejar de manera limpia la luz que entra desde el exterior.

Las inclusiones pueden ser muy variadas y los grados de pureza se miden bajo el intenso estudio a través de microscopio realizado por los maestros diamanteros más especializados. Estos profesionales miden las inclusiones y controlan donde se sitúan de forma exacta en la gema.

3. Peso

En cuanto al peso, también existe una graduación por tamaño de los diamantes. Los que superan el medio quilate se consideran como diamantes de inversión.

Pero ¿Que son los diamantes de inversión?

Pues son aquellos que por sí mismos y de forma individual pueden ser susceptibles de ser comercializados. Es decir, ya son considerados como gema independiente. El resto deben de ser puestos a la venta o comprados preferentemente por lotes.

El tamaño de los diamantes se mide en quilates, unidad de medida que equivale a un quinto de gramo.

4. Talla

Por último, la talla del diamante. La talla puede determinar si un diamante brilla más o menos. Lo que se busca es que, al darle forma desde su estatus original de diamante en bruto, cada faceta esculpida por los maestros talladores sea de las dimensiones adecuadas, situada de forma perfecta y proporcionada y simétrica.

Así obtenemos los diamantes con una talla ideal llamados excelentes.

La talla nos puede indicar la forma externa del diamante.

La más conocida y habitual es la talla redonda facetada o brillante que es aquella que con 57 facetas, nos viene a la mente cuando pensamos en diamantes. En el resto de formas de talla, denominadas Fancy Cut o tallas fantasía, podemos encontrarnos la talla cuadrada, como la Princesa, Carre o Cushion entre otras. Además de tallas rectangulares como la Esmerald Cut o el Baguet, ovales como la Oval o la Marquise, e incluso podemos darle una estética más original con la talla Corazón, de Cruz, Triángulo y Escudo entre otras.

A grandes rasgos estos son los grandes cuatro fundamentos para conocer todos los tipos de diamantes

diamante-026

En nuestra joyería online podrás seleccionar el diamante que más te guste para tu joya. Siempre con la garantía de una certificación internacional independiente a nivel calidades gemólogas y con el mejor precio. Navas Joyeros te lo asegura, contando con más de dos décadas presentes en el mundo de esta gema mágica.